Dos investigados en Huétor Vega por un robo de joyas y dinero en una vivienda

Presuntamente se apoderaron de joyas, 2.000 euros en efectivo y un patinete eléctrico

Redacción  |  9 de abril de 2024
Agente de la Guardia Civil. Archivo (GUARDIA CIVIL)
Agente de la Guardia Civil. Archivo (GUARDIA CIVIL)

La Guardia Civil ha investigado a dos hombres de 23 y 36 años como presuntos autores de un delito de robo con fuerza perpetrado en una vivienda de la localidad de Huétor Vega (Granada) el pasado enero, cuando presuntamente se apoderaron de joyas, 2.000 euros en efectivo y un patinete eléctrico

Los investigados asaltaron la vivienda del denunciante, registraron todas habitaciones, abrieron armarios, cajones, e incluso dos rejillas de aire acondicionado y una placa de escayola del cuarto baño, para apoderarse de lo que encontraron. Los agentes hicieron una inspección ocular en el domicilio para tratar de encontrar huellas o indicios de los que asaltaron la casa y corroboraron que la víctima no tenía cámaras de seguridad.

 

No obstante, recorrieron toda la zona en busca de algún detalle que les pudiera llevar a alguna pista sobre los autores, se entrevistaron con los vecinos para averiguar si alguno había visto algo y descubrieron que desde una cámara podría haberse registrado el paso de quienes habían perpetrado el robo.

Revisaron minuciosamente las imágenes y comprobaron que, ciertamente, la cámara había grabado a los ladrones. La Guardia Civil reconoció en las imágenes grabadas a los dos individuos, ya que ambos son conocidos del Instituto Armado pues tienen numerosos antecedentes policiales por hechos similares.

Este dato y el resto de las pesquisas llevadas a cabo por los agentes han podido determinar la presunta autoría de los ahora detenidos, motivo por el que los han estado buscando hasta localizarlos y detenerlos.

 
 
Noticias relacionadas
12/06/2024 | Redacción

Son dos varones de 34 y 23 años de nacionalidades marroquí y española, el primero de ellos con antecedentes policiales

06/06/2024 | Redacción

La sucesión de robos ha hecho que algunos de estos clientes amenazaran a los responsables con borrarse del gimnasio