ARTÍCULOS AD HOC

Pifostio político

Enrique Pérez  |  27 de mayo de 2020
Enrique Pérez (GRN)
Enrique Pérez (GRN)

Solo tenemos que ver algún telediario, cualquier informativo, una tertulia política o escuchar en la radio y ver en televisión algún programa que pulse la actualidad para asistir al pifostio con el que nos obsequia cada día la clase política de este país.

Es deprimente y desalentador ver a quienes nos representan en permanente gresca sin aportar nada salvo un espectáculo patético en estos momentos tan difíciles que estamos viviendo.

Haciendo un reparto de palos proporcional a cada grupo político en el congreso, hay empezar en primer lugar, por los máximos responsables de los partidos políticos y desde los que tienen el poder de gobierno, Sánchez / Iglesias, hasta el diputado de Teruel existe; pasando por toda la “fauna” política que compone el espectro parlamentario. Pésimos políticos y mediocres.

PopFm Granada

Puede ser que haya excepciones y, si las hay, al político que lo sea (la excepción, -se entiende-) le ha tocado la peor época porque ha coincidido con la clase política mas mediocre desde que se fundó la democracia y esto le coloca, injustamente, en el mismo nivel.

Todos entran en el mismo lote; claro que, entre lo malo también se pueden establecer categorías, los hay bienintencionados, deficientes, inconscientes, malintencionados, trileros, nefastos, nocivos, malvados y distintas combinaciones entre estas categorías.

Asistir al espectáculo de como se tiran los cuchillos y como se aplaude por parte de algunos medios que rocían la gasolina para a continuación prenderle mecha es, simplemente, desolador.

La falta de aptitud y también actitud de estos políticos nos pone a los pies de los caballos, tanto es así, que las nubes negras que tenemos sobre nuestras cabezas no permiten ver un rayo de sol.

Hay que hacer mención especial por deméritos propios de Pedro y Pablo, la pareja del arquitectos del pifostio permanente, el primero por que su ego le asfixia y el segundo por pirómano y agitador con inquietudes ultracomunistas.

Eso, es así porque ellos son el gobierno “legítimo” o elegi-timo, al buen entendedor le sobran las explicaciones.

Cuando la gente se manifiesta en las calles sin haber sido arengados por un partido político, es un acto de libertad que tiene lugar en un país democrático, pero cuando los políticos lo arengan y se lo apropian, se adultera porque aparecen las siglas de los partidos que deslegitiman el mensaje de la manifestación y montan de nuevo el pifostio que acaba en enfrentamientos y divisiones de dos bandos. De nuevo las dos Españas.

Un cero como una plaza de toros para todos los políticos de ahora, especialmente para los de la élite que tan caros nos salen. No son casta política, son caspa que hay que sacudir para recuperar imagen y valor dentro y fuera de nuestras fronteras.

@enriquepmarti

 
Noticias relacionadas
25/09/2022 | Redacción

La banda británica de raíces vascas entregó todo su amor a los asistentes de la última cita del ciclo '1001 Músicas - CaixaBank'