Un estudio analiza el papel determinante del tipo de bosque en la transmisión de enfermedades como la malaria aviar

Los culicoides son uno de los mosquitos más pequeños del mundo

Redacción  |  8 de junio de 2022
Adulto de herrerillo común (Cyanistes caeruleus), la especie de ave sobre la que se ha realizado el estudio (UGR-JORGE GARRIDO)
Adulto de herrerillo común (Cyanistes caeruleus), la especie de ave sobre la que se ha realizado el estudio (UGR-JORGE GARRIDO)

Un estudio liderado por la Universidad de Granada (UGR) ha revelado que la estructura y composición arbórea de los bosques podrían tener un papel determinante en la transmisión de enfermedades como la malaria aviar.

Su trabajo, publicado en la revista científica 'Parasitology', ha señalado, según ha informado la UGR en una nota de prensa este miércoles, que la presencia de mosquitos capaces de transmitir estas enfermedades está "fuertemente influenciada" por el tipo de hábitat donde se encuentran sus hospedadores, las aves.

PopFm Granada

Los culicoides son uno de los mosquitos más pequeños del mundo. Con una longitud de pocos milímetros, sus hembras, del único sexo que se alimenta de sangre, son capaces de "transmitir numerosos parásitos sanguíneos a los animales de los que se alimentan, principalmente mamíferos y aves".

Entre los muchos patógenos que transmiten, destacan, por su importancia económica en el sector ganadero, el virus de la lengua azul o el de Schmallenberg. Sin embargo, los culicoides también transmiten parásitos similares a los de la malaria a las aves.

En este estudio, liderado por investigadores de la UGR, y con la colaboración de científicos del Ciber de Epidemiología y Salud Pública, la Universidad Checa de Ciencias de la Vida, la de Alicante y la Estación Biológica de Doñana, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, los investigadores han capturado estos insectos en nidos de herrerillo común durante tres años consecutivos y en dos tipos de bosque en el Parque Nacional de Sierra Nevada, que difieren en su estructura y composición arbórea.

Así, en el estudio se capturaron insectos pertenecientes a cinco especies de Culicoides, donde su abundancia vino determinada por el tipo de bosque. "Hemos encontrado que la abundancia de estos insectos hematófagos está fuertemente influenciada por el tipo de hábitat donde se encuentran sus hospedadores, las aves", ha señalado Jorge Garrido, investigador del departamento de Zoología de la UGR y autor principal del trabajo.

"Por ejemplo, los herrerillos que criaron en robledales con escasa cobertura arbórea fueron más afectados que aquellos que nidificaron en bosques más diversos y húmedos, ya que en los nidos de los primeros se capturaron más Culicoides que previsiblemente entrarían a picarles".

Los culicoides son conocidos vectores de los parásitos sanguíneos Haemoproteus, causantes de un tipo de malaria aviar. Diferencias en la abundancia de estos mosquitos entre hábitats, por lo tanto, pueden causar diferencias en la cantidad de parásitos en las aves. "Si en un bosque el número de vectores es mayor y en los nidos de las aves entran más culicoides, es de esperar que la presencia de parásitos causantes de la malaria aviar también se vea afectada", ha agregado Garrido.

Los investigadores, además, han encontrado en los nidos de estas aves una nueva especie de mosquito nunca antes hallada en la Península Ibérica: 'Culicoides reconditus'. "Los registros previos de esta especie son del norte de Europa y Europa central, pero no había sido observada antes en la Península Ibérica. Este hallazgo nos recuerda el enorme valor ecológico de Sierra Nevada, que actúa como refugio climático para numerosas especies de artrópodos, y ahora sabemos que también para esta especie de culicoides", ha concluido Garrido.

 
Noticias relacionadas
28/07/2022 | Redacción

Este estudio muestra que las actitudes de la población andaluza son mayoritariamente favorables a la donación de órganos

27/07/2022 | Redacción

Entre los principales ejes de actuación de este convenio está la generación de talento