Diez cosas que solo entenderás si eres de Granada

Redacción  |  31 de julio de 2023

Granada, tierra de encanto y tradiciones arraigadas, es una ciudad llena de matices que solo aquellos que han nacido aquí o han vivido mucho tiempo en sus calles pueden comprender plenamente.

Desde su acento inconfundible hasta las delicias gastronómicas que solo se encuentran aquí, ser granaíno es un privilegio único que se expresa en cada rincón de esta maravillosa urbe, cada vez portales de tours y actividades tienen más demanda de esta simpática región.

 

En este artículo, descubriremos diez aspectos que solo entenderás si tienes la suerte de llamarte granaíno.

1. Ser de Graná, no Granada

En esta tierra de Andalucía oriental, cada sílaba cuenta. Aquí, los verdaderos granaínos pronuncian con orgullo su ciudad como "Graná". Desde el Zaidín hasta el Albayzín, pasando por La Chana y el Realejo, todos conocen la peculiaridad del acento granaíno que le da vida a este apodo cariñoso.

2. El FOH de la apatía

Cuando un granaíno suelta un "FOH, compae", transmite un sentimiento de apatía y desinterés. Es una expresión típica que revela que algo no va bien o que la noticia recibida no es de su agrado. Un término que solo los auténticos locales entienden y emplean con naturalidad.

3. Milno, la cerveza emblemática

Mientras el resto del mundo pide una "Alhambra 1925", el granaíno, práctico y directo, solicita una "Milno". Esta singular manera de nombrar a la icónica cerveza es parte de la esencia de Granada y ha quedado plasmada en la literatura local.

4. La gracia del "ico" y "ico" por doble

En Granada, las terminaciones "ico" y "ico" abundan en las conversaciones. Escuchamos expresiones como "la vin compae" o "cuchi, ¡qué bonico!", además de frases como "espérate una mihilla o una mititilla". El habla granaína es rica en diminutivos que otorgan un encanto único a la forma de comunicarse en la ciudad.

5. El arte del tapeo

El tapeo es todo un arte en Granada, y nadie lo domina mejor que los granaínos. Desde Casa Torcuato en el Albayzín hasta los rincones de La Chana, el Zaidín, la Plaza Bib-Rambla, el Paseo de los Tristes, Pedro Antonio o Camino de Ronda, los locales saben dónde encontrar las mejores tapas. Granada es sinónimo de tapas abundantes y de excelente calidad.

6. El Realejo, el barrio de los greñúos

Solo un verdadero granaíno sabe que el Realejo es cariñosamente conocido como el "barrio de los greñúos". Existen varias teorías sobre el origen de este mote, una de ellas relaciona el término "greñúo" con las melenas rizadas que solían llevar los antiguos habitantes judíos de la zona.

7. "En Graná son gratis"

Cuando los granaínos salen de la ciudad y les cobran por las tapas, no pueden evitar exclamar: "pues en Graná son gratis". La tradición de ofrecer tapas sin coste adicional es tan arraigada que se ha convertido en un distintivo que diferencia a Granada de otras ciudades. Además, con solo dos tapas, ¡ya se ha comido!

8. La búsqueda del hogar desde la Torre de la Vela

Un auténtico granaíno se identifica por subir a la majestuosa Torre de la Vela en la Alhambra. Desde este punto privilegiado, se busca con orgullo el lugar donde está ubicado su hogar en medio de las estrechas y empedradas calles de la ciudad. Aunque también hay muchos miradores, el más solicitado es el Mirador de San Nicolás.

9. La malafollá de Granada

Los granaínos tienen fama de ser malafollaos, lo que significa que tienen una manera particular de enfrentar la vida, un sentido del humor propio y un enfoque característico en sus relaciones sociales. Algunos podrían tacharlos de agrios, pero quienes los conocen bien saben que esa malafollá puede ser encantadora. Al igual que todos los gaditanos no son graciosos, no todos los granaínos tienen malafollá.

10. Churros en Café Fútbol: Un Clásico Imperecedero

Tras una noche de fiesta, es un clásico acabar tomando chocolate con churros en el mítico Café Fútbol, situado en la Plaza de

Mariana Pineda. Este ritual gastronómico es un sello distintivo de los granaínos, incluso si no han nacido en la ciudad. Además, los granaínos saben que los mejores piononos se encuentran en la pastelería La Ysla, y el último domingo de septiembre se celebra el "Día de la Virgen", donde es típico desayunar o merendar la torta de la virgen. Aunque para una merienda durante todo el año, una Maritoñi y un Puleva son la combinación perfecta.

En resumen, ser de Granada es abrazar una cultura única, impregnada de identidad, sabores y matices que solo los locales comprenden en su totalidad. 

Esta ciudad deslumbra con su esencia inigualable y envuelve a quienes la visitan con su encanto inconfundible.

 
 
Noticias relacionadas
20/06/2024 | Redacción

El artista colombiano se ha caracterizado por "cantar sobre una idea del amor alejada de la fugacidad asociada normalmente al siglo XXI"

20/06/2024 | Redacción

Los vecinos se tiran cubos de agua unos a otros, y que concita la atención de las localidades del entorno